30 de diciembre de 2010

En estas Fiestas no uses Pirotecnia, por nosotros y por nuestras mascotas

El estres por pirotecnia en animales:
La capacidad auditiva de los perros (60.000 ciclos por segundo) se diferencia de la del humano (20.000 ciclos por segundo) por su gran aptitud para captar sonidos a altas frecuencias. Pueden captar grandes densidades de ondas por segundo, gracias a lo cual perciben sonidos como los emitidos por los murciélagos y las ratas, que para el hombre son imperceptibles.
La explicación a esta peculiaridad la encontramos en los ancestros caninos: los lobos se alimentan de roedores que producen sonidos ultrasónicos (imperceptibles para el oído humano) y para poder atrapar su alimento, tuvieron que agudizar su sentido auditivo para poder localizar a su presa.
En cuanto a la percepción de sonidos distantes, los perros pueden detectar un sonido débil a una distancia entre cuatro y cinco veces mayor que un ser humano.
Todas estas características les provocan a nuestras mascotas “hipersensibilidad auditiva”, donde los ruidos fuertes o explosiones provocados por pirotecnia, tormentas, etc. pueden causarles pánico y provocar que manifiesten conductas inhabituales, tales como huidas, agresividad, etc.
Si tenes un animal como amigo, si lo queres, si no tenes ningún animal pero respetas la vida....
Te propongo que antes de comprar y/o prender pirotecnia pensalo...hay muchas maneras de festejar las fiestas sin lastimar a los demás. Empecemos a ser mejores desde uno mismo.
El 15 de Octubre de 1978 la UNESCO promulgó la “Declaración Universal de los Derechos del Animal”, donde en un párrafo del preámbulo dice “que la educación debe enseñar, desde la infancia, a observar, comprender, respetar y amar a los animales”.
Todos los fines de año solemos tener perros accidentados y perdidos. Al asustarse, salen como disparados y en su carrera, atraviesan vidrios, los cercos que habitualmente los contienen, a veces hasta rejas. No sólo se lastiman sino que si ganan la calle, se pierden ya que salen sin rumbo y enloquecidos".
Los gatos, son tal vez los que más sufren las consecuencias de la pirotecnia, en la raza felina se produce un estrés muy fuerte que los afecta muy profundamente en su faz psicológica en etapas, a veces, muy prolongadas. Hay cambios de hábitos, de conductas, en su alimentación, cosas que en los perros no sucede. Pareciera que el centro neurológico del felino está más sensible para este tipo de cambios.
Cómo prevenir los accidentes:
Siempre, si es que se deben dejarlos solos en los lugares habituales, revisen previamente si pueden atravesar vidrios, si hay rejas peligrosas, ya que lo que normalmente está bien y en orden, cuando el perro se enloquece y se asusta, puede convertirse en un peligro en su contra.
Es importante tener en cuenta cuando el perro está atado. En caso de que sea imperiosa la necesidad de hacerlo, porque no hay otra alternativa, hay que tener cuidado y cerciorarse de que la cadena y el collar tengan al menos dos giratorios, que impiden que la mascota se enrosque en su ataque de locura porque generalmente cuando empiezan a girar, lo hacen para el mismo lado y se produce en muchos casos el ahorque y esto es muy frecuente, y no sólo en estas épocas. También hay que tener cuidado con el alambre corredizo, ver que esté bien profundo en los dos extremos, para que no se enrosquen en los alambres.
Cuidar que no haya cerca, cuando están atados, una pared baja, maderas sueltas o un sillón (cuando están atados dentro del hogar o de un galpón) porque pueden saltar y quedar colgados del otro lado y no tienen manera de zafar de esa situación si están solos y esto, lamentablemente, es bastante frecuente también.
Tener mucho cuidado con el uso de caniles, ya que hay que asegurarse de que el perro lo tolere, si no está acostumbrado, puede ser peor y lastimarse dentro de él tratando de salir de su encierro, golpeándose locamente contra las paredes.
Entonces recorda...
Cuando vos prendes pirotecnia tu perro,gato,caballo, etc tiene:
Palpitaciones, taquicardia, jadeo, salivación, temblores, sensación de insuficiencia respiratoria, falta de aire, náuseas, aturdimiento, sensación de irrealidad, pérdida del control, miedo a morir.
Estas alteraciones provocan en la conducta animal intentos de escapar descontroladamente, incentivado por el estado de pánico, durando varios minutos y en los casos severos varían desde 1 a varias horas, dependiendo el tiempo que dure el estímulo provocado por el ruido (fiestas de fin de año). Las reacciones suaves o de baja intensidad incluyen deambulación, temblor, encogimiento, inapetencia, intensos deseo de ingerir agua, deseo de estar en permanente contacto con el propietario.
Las reacciones más graves o de alta intensidad provocan gemidos, intensa salivación o babeo, jadeos prolongados y muy fuertes, eliminación y/o retención de heces u orina, correr en forma desenfrenada sin rumbo (escape frenético), que en muchas ocasiones incluyen arañado o masticar barreras (Fractura de dientes) y saltar a través de ventanas, vidriados o alambrados, provocándose heridas de suma gravedad.
Consejos:
• Disponer de una habitación no muy pequeña, donde el animal previamente se sienta cómodo para que descanse allí. A veces los lugares que eligen son insólitos (la bañera, el closet, debajo del auto, en el garage) y esto puede ser peligroso. De lo contrario, ubicar a la mascota en el lugar más aislado de la casa, con las puertas cerradas. Nunca lo deje en terrazas o balcones.
• Encender la radio o el televisor. 
• Dejar a su alcance un juguete o algo para morder.
• El bebedero tiene que tener agua fresca y el plato de comida con abundante alimento balanceado.
• Si posee un ventilador, préndaselo. 
Hay que recordar la cantidad de niños y adultos accidentados que se repite año a año. Es por eso y por todos los efectos adversos que produce, la pirotecnia y su uso deben ser prohibidos.

29 de diciembre de 2010

9º Congreso Argentino y 4º Latinoamericano de Educación Física y Ciencias, Universidad Nacional de La Plata, 13 al 17 de junio de 2011.

Organiza:
Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación Departamento de Educación Física.
Mayor Información en la 4º Circular.
Inscripciones y envíos de ponencias:
Las inscripciones se realizarán desde el 1 de febrero de 2011 a través del sitio web del congreso.

28 de diciembre de 2010

Calendario Escolar 2011, Ciudad de Buenos Aires

Agenda Educativa 2011

9 de diciembre de 2010

Screening de preparticipación deportiva

En el screening pre-participación deportiva es fundamental la anamnesis y el examen físico completo, con énfasis en la historia cardiovascular y la antropometría (peso, talla e índice de masa corporal). Luego se debe evaluar los órganos de los sentidos y efectuar examen cardiovascular, respiratorio, ortopédico, neurológico y psicosocial. Se debe derivar al especialista en caso de dolor torácico en ejercicio, antecedente de síncope familiar o personal, presencia a sospecha de soplo cardiaco, alteración de la presión arterial y de los pulsos y antecedente de muerte súbita o miocardiopatía familiar.
Todo médico puede y debe extender responsablemente un certificado de participación deportiva, para lo cual se debe basar en las guías de pre-participación; además debe recomendar el deporte que puede practicar el paciente, según diferentes guías y modelos.
El médico debe conocer y prevenir las lesiones frecuentes que se producen en pacientes con limitación física y debe recomendar medidas para prevención de deshidratación y para prevención de lesiones traumáticas de cráneo. Además, debe contribuir a que los entrenadores o las personas a cargo de clubes deportivos conozcan el tratamiento inicial del síncope cardiovascular.
Las guías de la AHA, la AAP (American Academy of Pediatrics) y el ACC (American College of Cardiology) establecen que:
-Todo atleta competitivo debe tener un screening predeportivo.
-Éste debe ser realizado por un médico pediatra cardiólogo.
-Debe tener una historia clínica completa.
-Debe tener un examen previo al ingreso al deporte.
-Debe continuar con screening cada dos años.
-Se debe brindar información a padres y profesores.
Fuente: Dr. Alejandro Gayan Torrente

Ir arriba